sábado, 6 de junio de 2009

Los Discos Dropa: ¿Mito o realidad?



En 1938 el profesor Chi Pu Tei de la universidad de Pekin, andaba de expedición con un grupo de alumnos en una región montañosa llamada Bayan Kara Ula cerca del Tibet. El obejtivo explorar una serie de cuevas para su documentación.


Se dice que el investigador encontró muchas tumbas con esqueletos de 1.38 metros de alto dentro de ellas. Cabezas excesivamente grandes y cuerpos frágiles. Uno de los exploradores sugirió al maestro que podrían ser una especie desconocida de gorilas de montaña, a lo que el catedrático le respondió: - ¿ Cuando has visto a simios enterrándose el uno al otro?.

Pero lo más increíble del descubrimiento no quedaba ahi, cerca de la tumba se encontraron mas de 700 discos de piedra a los que se les llamaría mas tarde Discos Dropa, por su origen.

El hallazgo fue descrito como un piedras circulares de 30 cms de ancho, con un par de surcos en espiral y un hoyo en medio de 20 mm.

En las paredes de las cuevas se encontraron pinturas donde aparecen la luna, el sol y las estrellas, además de montañas y una serie de puntos que unen la tierra con el cielo.

En 1958 los discos son analizados por otro experto el doctor Tsum Um Nui que concluye que cada surco en realidad son una serie de diminutos jeroglíficos hasta ese tiempo desconocidos.

Despues de descifrar el código. supuestamente el doctor dio con un mensaje donde se detallaba del estrellamiento de una nave extraterreste en la región y de como convivieron estos seres llamados Dropa con la tribu Ham que habitaba en esas montañas.

Quizo dar a conocer su descubrimiento, pero el gobierno chino no se le permitió, por lo que en 1962 se exilió en japón donde jamás habló del tema.

En 1974 Emst Wegerer un ingeniero austriaco fotografió dos discos que coincidian con las piedras Dropa en un museo de una región remota de China. Y hasta el momento es la una evidencia que queda de su existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario